Que es la descalcificación de los huesos

Hueso descalcificado bajo el microscopio

La descalcificación ósea es el reblandecimiento de los huesos debido a la eliminación de los iones de calcio, y puede realizarse como técnica histológica para estudiar los huesos y extraer el ADN.[1][2] Este proceso también se produce de forma natural durante el desarrollo y el crecimiento de los huesos, y cuando no se inhibe, puede causar enfermedades como la osteomalacia.[3]

Dado que los huesos ricos en calcio son muy difíciles de estudiar, los científicos utilizan la descalcificación ósea para disponer de especímenes para sus investigaciones[4]. Por ejemplo, la descalcificación ósea se ha utilizado para examinar los niveles de cartílago y magnesio con el fin de comprender el deterioro de los huesos[1] Existen dos categorías de agentes descalcificadores para eliminar los iones de calcio: los agentes quelantes y los ácidos. Los ácidos se dividen a su vez en débiles (ácido pícrico, acético y fórmico) y fuertes (ácido nítrico y clorhídrico). Los ácidos ayudan a producir una solución de iones de calcio, mientras que los agentes quelantes absorben los iones de calcio. El agente quelante más utilizado es el ácido etilendiaminotetraacético (EDTA). La descalcificación es un procedimiento largo, ya que los trozos de hueso deben dejarse en el agente descalcificador durante días o semanas, dependiendo del tamaño del hueso. Existen numerosos métodos para comprobar cuándo se ha completado la descalcificación del hueso, como el examen radiográfico, el análisis químico y la medición de la flexibilidad de la muestra. La descalcificación es necesaria para obtener secciones blandas del hueso utilizando un microtomo. Todas las secciones finas del hueso que se cortan pueden procesarse (véase el procesamiento de tejidos) como cualquier otro tejido blando del cuerpo.

  El alcohol descalcifica los huesos

Descalcificación ósea para histología

Descalcificación: El aparato locomotor, formado por los huesos y las articulaciones, es el armazón de nuestro cuerpo, en el que están anclados nuestros músculos, con cuya ayuda podemos desplazarnos y realizar tareas que serían imposibles si no fuera por la flexibilidad de nuestras articulaciones y su amplia gama de movimientos. El calcio, el fósforo, la vitamina D y una serie de factores hormonales, dietéticos y emocionales desempeñan un papel fundamental en la integridad del aparato locomotor.

El delicado desequilibrio entre estos factores permite que muchas cosas vayan mal en este sistema, por ejemplo, una deficiencia de calcio hará que toda la matriz del hueso se debilite, o una deficiencia en la relación/producto Ca:P puede provocar la desmineralización del hueso. En circunstancias normales, si nos atenemos a las normas de la Naturaleza, este sistema funciona eficazmente y nos permite realizar las tareas de nuestra vida con la mayor facilidad.

El hueso es un complejo de tejidos vivos, que incluye fibra proteica resistente y colágeno. El hueso tiene altos niveles de mineralización de calcio, y en menor medida de magnesio, y como la mayor parte de nuestro cuerpo es continuamente reemplazado y reconstruido por un proceso que a veces se denomina “remodelación”. La deposición ósea (construcción) y la reabsorción ósea (desintegración) se producen simultáneamente, por lo que el hueso se encuentra en un estado perpetuo de desintegración y reconstrucción.

Hueso descalcificado humano

La descalcificación describe la técnica para eliminar los minerales del hueso o de otros tejidos calcificados, de modo que se puedan preparar secciones de parafina de buena calidad que conserven todos los elementos microscópicos esenciales. La descalcificación se lleva a cabo después de que el espécimen se haya fijado completamente y antes del procesamiento rutinario en parafina. En este artículo se describe la estructura básica del hueso y se describen las opciones técnicas para la preparación de secciones. Se discute el procedimiento de descalcificación y el seguimiento exitoso del proceso y se proporcionan algunas opciones populares para la elección de reactivos.

  El alcohol descalcifica los huesos

Si ha visto este seminario web educativo, formación o tutorial en Knowledge Pathway y le gustaría solicitar créditos de formación continua con su organización certificadora, descargue el formulario para ayudarle a añadir créditos educativos autodeclarados a su expediente académico.

Hay varias opciones disponibles cuando el histólogo debe producir secciones de muestras óseas u otras muestras calcificadas. A la hora de elegir una técnica y un método de procesamiento, hay que tener en cuenta el tipo de investigación que se está llevando a cabo. Por ejemplo, si se investiga una enfermedad ósea metabólica y es necesario diferenciar el hueso mineralizado del osteoide, o si se requieren mediciones morfométricas, puede ser necesario conservar y demostrar el contenido mineral produciendo secciones de hueso no descalcificado. Como el hueso mineralizado es un material tan duro, hay una gama limitada de técnicas disponibles para producir secciones de él. Después de la fijación, puede ser aserrado directamente en obleas finas y, a continuación, esmerilado utilizando superficies abrasivas para producir secciones finas “esmeriladas” (véase la figura 1). También es posible preparar muestras de hueso infiltrándolas con resinas acrílicas o epoxídicas, que al polimerizarse tienen una dureza equivalente a la del hueso mineralizado. A continuación, se pueden realizar secciones esmeriladas de las muestras infiltradas o seccionarlas directamente utilizando un micrótomo de alta resistencia (como el Leica SM2500) y un cuchillo de carburo de tungsteno o de diamante (véase la figura 2).  Otra posibilidad son las secciones congeladas de hueso esponjoso mineralizado.1-3

  Tratamiento para la descalcificación de huesos

Qué es la descalcificación

Cualquier tejido que contenga hueso, dientes o calcificaciones debe estar TOTALMENTE FIJADO antes de la descalcificación. La descalcificación debe realizarse de tal manera que el tejido pueda ser seccionado en la sala de bruto con una cuchilla y/o en histología con un micrótomo. Los fragmentos óseos escasos (como en los márgenes de la médula) pueden congelarse en fresco (sin descalcificación) siempre que sean pequeños y puedan cortarse con el criostato. Los materiales no orgánicos como el cemento óseo, los empastes dentales o los metales NO se descalcifican y NO deben presentarse en cassettes.

Cualquier tejido duro para el que puedan necesitarse pruebas moleculares (NGS, FISH, etc.) NO debe descalcificarse en ácido (HCl). Debe descalcificarse con un descalcificador suave (EDTA). Por favor, pregunte a un AP si necesita EDTA.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad